entrevista a adrián huamán (caretas 1988)

jueves, 9 de agosto de 2007

Derechos Humanos :::: General EP (r) Adrián Huamán, jefe político militar de Ayacucho, en 1984, es llevado a los tribunales civiles por violación a los DD.HH.

La Piel de Huamán

3 imágenes disponibles Versión facsimilar de nota impresa

Ver galería

A los 78 años, el ex jefe político militar de Ayacucho, Adrián Huamán Centeno, enfrenta cargos de secuestro, desaparición forzada y asesinato.

El general EP (r) Adrián Huamán Centeno comparecerá ante la Sala Penal Nacional este lunes 13 de agosto. El ex jefe político militar de Huamanga, en 1984, es acusado de secuestro, desaparición forzada y asesinato.

Huamán es el segundo jefe político militar sometido a tribunales civiles por delitos de derechos humanos. CARETAS lo entrevistó días atrás, y encontró a un oficial pugnaz, y acaso, resentido.

En 1984 asumió la Jefatura Político Militar de Ayacucho, en reemplazo del general EP Clemente Noel, pero fue destituido a fines de agosto de ese mismo año porque criticó públicamente la falta de apoyo del gobierno a la lucha contrasubversiva. Huamán prometió respetar los derechos humanos de la población. Sin embargo, durante su gestión se produjo el mayor número de víctimas de todo el conflicto armado interno, según la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR).

La CVR recomendó abrir instrucción contra Huamán y, en el año pasado, Cristina Olazábal, titular de la Fiscalía de Derechos Humanos de Ayacucho, lo denunció por diversas atrocidades, entre las que figura el asesinato de seis evangelistas en Callqui, el 1º de agosto de 1984 (a manos de una patrulla de marinos dirigida por el oficial de la Armada Luis Alberto Celis Checa, bajo las órdenes del capitán AP Álvaro Artaza, ‘Camión’). La semana pasada, Huamán (78) rompió 23 años de silencio y recibió a CARETAS en su casa de Chorrillos, rodeado de expedientes judiciales, viejos recortes periodísticos, y una grabadora.

–Usted ha sido responsabilizado por la matanza de seis evangelistas en Callqui, en 1984. ¿Cuál es su versión?
–Cuando consulté con (el capitán) Artaza Adrianzén sobre lo ocurrido en Callqui, él me contestó que una patrulla había sido atacada llegando al lugar y que ellos habían repelido el ataque. Ahí queda todo.

–Y sobre el asesinato del periodista Jaime Ayala, ¿qué le informaron?
–Artaza me aseguró que Ayala nunca ingresó al cuartel de la Marina.

–¿Aceptó esa versión?
–Tengo que creer lo que me dice el señor oficial de la Marina.

–¿Y las fosas de Pucayacu?
–Eran los últimos días que estaba en Ayacucho. Sin embargo, pregunté a Artaza sobre lo ocurrido en esa zona. “Ese no es mi sector, eso pertenece a Huancavelica”, me contestó.

–Pucayacu está en los límites de Ayacucho y Huancavelica. Pero la zona donde hallaron las fosas estuvo bajo el área de influencia de la Marina.
–Bueno, según el Instituto Geográfico Nacional, Pucayacu pertenece a Huancavelica. Pensé que estos sinvergüenzas le estaban echando la culpa a la Marina porque hay un resentido social ahí que es Carlos Tapia, quien hasta quiso quitarle la novia a Abimael Guzmán.

–Tapia no denunció la aparición de las fosas de Pucayacu.
–Claro que sí. Fue miembro de la CVR. Ha sido cadete de la Marina pero le dieron de baja. Después de eso se fue a Ayacucho, a hacer la revolución (Blande un recorte periodístico para sustentar su versión).

–No estamos hablando del señor Tapia, sino sobre su presunta responsabilidad en violaciones a los derechos humanos.
–Las denuncias de Huanta fueron hechas por venganza del señor Tapia. Él estuvo bajo el mando de Abimael Guzmán. En Huanta, hizo leer al señor Salomón Lerner, que era Presidente de la CVR, un documento contra la Marina (Muestra otro recorte periodístico).

–Eso fue un pronunciamiento de los miembros de la CVR, donde el señor Carlos Tapia era un integrante más.
–Para mí él ha influido mucho.

“¿Y los Muertos?”

–La CVR ha señalado que el mayor número de víctimas se registró cuando usted era jefe político militar en Huanta.
–El señor Abimael Guzmán, cuando le hacen la “entrevista del siglo”, sostiene que la mejor demostración de heroísmo revolucionario ha sido cuando entraron las fuerzas del orden. “Peleamos ardorosamente”, dijo. Entonces cada vez que atacaron a las fuerzas armadas, ellos han perdido. ¿Dónde están esos muertos? ¿Por qué culpan a la Marina?

–En el caso Callqui, las victimas fueron sacadas de la iglesia. Los feligresos identificaron a los infantes de Marina.
–¿Y cómo estos testigos identifican a los marinos si todo fue de noche?

–En Huanta, los operativos de captura de presuntos terroristas eran de noche, y con participación de marinos y policías.
–Bueno, esa es su posición.

–Esa era la realidad, general.
–Esa es su versión. No hay razón para irrumpir en las casas a tomar presos cuando la misión de las fuerzas de seguridad era reconquistar la confianza de la población. Eso dicen las disposiciones. (Abilio Arroyo)

Año de Sangre

- La fiscal de Ayacucho, Cristina
Olazábal, denunció al general Huamán por tres casos ocurridos en 1984:

- La matanza de seis miembros de la Iglesia Presbiteriana de Callqui a manos de infantes de la Marina.

- La desaparición del periodista de La República, Jaime Ayala, en el cuartel de la Marina, en Huanta.

- El descubrimiento de las tres fosas de Pucayacu con 50 cadáveres de
comuneros. Fue en agosto de 1984.

Posted by Roberto at 7:55  

0 intruso(s):

Publicar un comentario en la entrada